Sirviendo a las iglesias en su misión de hacer discípulos

El estudio

4 de septiembre

Dios promete Su fidelidad

El asunto
Dios es fiel en toda circunstancia.

Pasaje bíblico
Salmos 89:1-2, 5-8, 15-18

Aplicación para la vida 
A todos nos han dejado esperando alguna promesa incumplida: “Te devolveré el dinero”; “No te va a doler nada”, o “El doctor te verá enseguida”.  Algunas promesas que no se cumplen, no se pueden ignorar. No podemos hacer nada ante los embotellamientos en el tránsito o las enfermedades repentinas. Otras situaciones son mucho más dolorosas. En cualquier caso, cuando sufrimos por promesas que no se cumplen (desde las que son un poco irritantes hasta las que nos golpean con fuerza devastadora), tal vez comencemos a cuestionar la capacidad de cualquiera para permanecer fiel a su palabra. La buena noticia es que Dios nunca olvida o descuida Sus promesas. ¡Él es siempre fiel! Por difícil que se presente la vida, Dios siempre está de nuestro lado. El Salmo 89 es un recordatorio maravilloso de la fidelidad de Dios, es un recordatorio que nos da esperanza, aun en las situaciones más desesperantes.

Contexto
El Salmo 89 es en sí un lamento. La primera sección del Salmo (vv. 1-37) alaba a Dios por Su fidelidad y poder. El salmista recuerda las promesas del pacto que Dios hizo con David y sus descendientes: la promesa de que el trono de David sería establecido para siempre (vea 2 Samuel 7:4-17). En la segunda sección (vv. 38-52), el salmista apeló a Dios para que recordara las promesas de Su pacto y actuara con fidelidad para rescatar al salmista, el gobernante ungido de Dios, de sus enemigos.